Cuentas de Valores

Volver

ANIMACION31 ANIMACION22 ANIMACION43 ANIMACION14
jquery carousel by WOWSlider.com v8.6

Cuentas de Valores





Una cuenta de valores es algo muy similar a una cuenta corriente. La única diferencia es que en lugar de contener dinero contiene acciones, por lo tanto solo puede haber entradas y salidas de acciones.

Cada cuenta de valores está asociada a una cuenta corriente, que es el lugar dónde debe estar el dinero cuando se dé una orden de compra y también dónde se ingresará el dinero procedente de la venta de acciones, cobro de dividendos, etc.

Por lo tanto cada movimiento de entrada de acciones se corresponderá con un movimiento de salida de euros en la cuenta corriente o de ahorro correspondiente, y viceversa y se venden acciones.

Para abrir una cuenta de valores primero tendrá que abrir una cuenta corriente (si ya tiene una, puede utilizar esa misma). Una vez abierta la cuenta corriente, ya puede abrir la cuenta de valores, asociándola a esa cuenta corriente. Es un proceso muy sencillo e inmediato.

A la hora de consultar tu cuenta de valores (ahora generalmente se hace por internet), verás que aunque en principio va a estar siempre igual, -o sea que si compraste 1000 acciones de sociedad “X”, cada vez que visites tu cuenta de valores verás siempre lo mismo (siempre y cuando no las hayas vendido)-, sin embargo lo que si vas a ver es la valoración al día anterior, y en el caso de algunas entidades casi vas a ver la valoración real del momento (con un retraso desde unos segundos a unos 15 a 20 minutos), eso te va a dar una idea de lo que vas ganando o perdiendo en relación al coste que te produjo al comprarlas.

En principio he añadido este tipo de cuenta, ya que es posible que haya familias que teniendo un sobrante de dinero en cuenta, piensen que les pueden sacar mayor partido invirtiendo en Bolsa, en lugar de utilizar los productos financieros para esos menesteres como por ejemplo los plazos fijos.

Además siempre es conveniente saber todos los tipos de cuentas que un banco tiene disponibles por si algún día tuvierais el suficiente sobrante monetario como para querer apertura una.

Este tipo de cuentas no suele llevar gastos relacionados con la apertura y mantenimiento. Aunque operar en bolsa claramente lleva aparejado una serie de gastos que te van a pasar en tu cuenta corriente/ahorro en el caso de realizar alguna compra o venta de valores.

Que quede claro, que si operas en bolsa sí vas a tener comisiones, lo que no lleva comisiones es la apertura y mantenimiento de la cuenta.

Ejemplo:

Si a tu entidad le dices que te compre valores por primera vez, el banco te abrirá una cuenta de valores y te hará firmar un contrato de custodia y administración de valores donde van detalladas la comisiones que te van a cobrar en caso de utilizarla, una vez firmado te comprará los valores que le hayas pedido y junto con el coste de las acciones te cargará en la cuenta corriente el importe de comisión de intermediación pactado y los cañones correspondientes de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).

Si posteriormente vendes esas acciones, te abonará el importe correspondiente al valor de las mismas deduciendo en ese caso las comisiones y cañones antes mencionados para esta operación. Mas adelante, bien después de la venta, al mes o al trimestre (depende de cada banco) te cobrarán seguramente la comisión de custodia y administración de valores(digo seguramente porque algunas entidades dicha comisión te la perdonan auqnue a veces es compensada con un porcentaje de comisión más alto).
Si después de estas operaciones ya no vuelves a comprar ni vender valores, no te cobrarán comisión alguna dado que no estás utilizando la cuenta, pase un año o varios años. La cuenta siempre permanecerá abierta por si alguna vez quieres volver a utilizarla.

Como curiosidad os diré que los bancos son intermediarios entre vosotros y la CNMV pero que existen más intermediarios que no tienen porqué ser bancos (Brokers financieros).

Os voy a poner lo que establece la CNMV sobre este tema:

“Para comprar valores es necesario abrir una cuenta de valores y firmar un contrato de custodia y administración de valores con una entidad financiera. A través de esta cuenta de valores, la entidad financiera realiza la administración de la cartera del inversor (suscripciones, cobro de dividendos, etc.). Dicha cuenta llevará asociadas las salidas y entradas de efectivo correspondientes a la operativa con valores que efectúe el cliente.

El servicio de custodia y administración de valores sólo puede ser realizado por entidades autorizadas. Por este servicio la entidad depositaria cobrará comisiones. Todos los conceptos por los que puede cobrar comisiones, así como su importe máximo, están recogidos en un folleto de tarifas. Estos folletos son públicos y están registrados en la CNMV.

La entidad depositaria que realiza la custodia y administración de valores está obligada a tener al día las posiciones del cliente, facilitarle el ejercicio de los derechos derivados de la tenencia de la cartera o informarle de las operaciones que requieran de sus instrucciones.

Es importante que el inversor tenga claros los detalles relacionados con el funcionamiento de la cuenta de valores: mecanismos de transmisión de órdenes, alcance y limitaciones de los servicios ofrecidos por el intermediario y las comisiones y gastos asociados de todo tipo.

El inversor debe exigir a su depositario el envío de información periódica sobre el estado de sus inversiones y de los gastos originados por su mantenimiento, sin perjuicio de su derecho a recibir información puntual de cada liquidación que se le practique por las operaciones realizadas o por los servicios prestados.

Estas obligaciones que asume la entidad y las comisiones que paga el cliente se recogen en el contrato de custodia y administración de valores firmado al efecto entre las partes con motivo de la apertura de una cuenta de valores. Cada entidad elige la base sobre la que calcula la comisión de custodia y administración, que puede ser el nominal de los valores, el efectivo liquidado, puede existir un importe mínimo por operación, etc..”


Además de los bancos existen otros brokers regulados, algunos de ellos (Self bank, Renta 4, ahorro.com, bróker naranja ING, etc.. ) tiene detrás un banco que les respalda, y luego hay otros brokers que en general se dedican a otro tipo de inversiones, como FOREX, CDCs, FUTUROS, OPERACIONES BINARIAS, etc.. y sin embargo el mercado tradicional de acciones suelen dejarlas de lado o lo tocan muy poco. Estos últimos brokers están más orientados a profesionales de la inversión o al menos a personas muy enteradas y entrenadas en inversiones (llamados "traders"), por lo que son totalmente descartables para las familias comunes y corrientes que han decidido invertir algo de sus sobrantes. Además aunque sean brokers regulados, muchos de ellos están regulados por normativas de terceros países, generalmente establecidos en paraísos fiscales, y la seguridad ante una quiebra del bróker es muy reducida sino nula.

Casi cualquier bróker que no sea un banco tiene un riesgo de quiebra mayor que ningún banco. Los bancos están, en cierto modo, garantizados por el estado. Cuando cayó Lehman, sus clientes no perdieron el dinero. Cuando quebró Refco, las cosas fueron diferentes.

En cuanto a los brokers que están respaldados por bancos tienen una operativa muy parecida a la de los bancos (también te abren una cuenta de ahorro/corriente). En dicha cuenta te irán cargando y abonando en euros todas las operaciones que pudieras ir haciendo, pero en la mayoría no podrás usarla para domiciliar nominas, recibos u otras operativas bancarias. Sí podrás usarla para enviar transferencias a otros bancos o recibirlas. Y algunos brokers hasta te proporcionarán una tarjeta de débito para poder pagar en comercios y sacar dinero de cajeros.

El resto de brokers que no les respalda ningún banco, se nutrirán de transferencias que les hagas a una cuenta que ellos tienen en algún banco y que identificarán que es tu dinero a través de algún código de cliente y generalmente con tu DNI, y si en algún momento quieres recuperar tu dinero, tendrás que ordenarles que te lo transfieran a la cuenta de un banco que tú tengas. (normalmente se demorará más tiempo que en los bancos).

Dicho todo esto, y más o menos explicado lo que es una cuenta de valores, no me voy a meter mucho de momento en la operativa bursátil, tema éste que es muy largo y complicado de explicar y lo hago en el apartado denominado "BOLSA".