Gastos de adquisición

Volver

ANIMACION31 ANIMACION22 ANIMACION43 ANIMACION14
jquery carousel by WOWSlider.com v8.6
Gastos de Adquisición




La primera decisión que tienes que barajar es sobre si vas a adquirir un coche nuevo o un coche de segunda mano. En este sentido, hay que valorar no sólo la diferencia económica que puede existir entre ambas opciones, sino también los gastos que conlleva cada una.

Cuando se adquiere un coche nuevo, el precio final del concesionario incluye otros gastos adicionales que hay que valorar, ya que no coincide con el precio que sueles ver en la publicidad de la marca que hayas escogido:

En primer lugar, la factura que te dan, la cual, incluye el precio franco de fábrica del coche y el IVA por el mismo.

Equipamiento opcional: cualquier elemento que no sea de serie y hayas elegido.

Transporte: el mero hecho de que tengan que traerte el coche desde el taller al concesionario posee un precio que es diferente para cada marca o entre los modelos de una misma marca. Este ronda entre los 150 y 400 €.

Impuesto de matriculación: este importe variará en función de las emisiones de CO2. Dicho impuesto contiene 4 tramos: los que emiten menos de 120 Gr por km que no pagan impuesto, de 121 a 159 que pagan el 4,75%, de 160 a 199 el 9,75% y más de 200 Gr que pagarán el 14,75%.

Impuesto de circulación: esta cuantía es la que más puede variar ya que depende de cada ayuntamiento. En algunos casos el concesionario te tramitará este impuesto pero, en otros, ya que no es obligatorio, te pedirán que vayas tú mismo al Ayuntamiento de tu municipio para obtenerlo. Resaltar que es un gravamen que se abona cada año.

Matriculación: en este concepto se incluyen todos los gastos adicionales que tiene para el concesionario vender y matricular tu coche. Algunos son: las placas de la matrícula, los gastos de la gestoría, la licencia del coche, etc.

Si prefieres adquirir un coche de segunda mano, tendrás que tener en cuenta que el precio variará en función del kilometraje, estado, años, modelo etc. Sea cual fuere el precio acordado entre ambas partes, debes saber que también existen unos gastos paralelos a este proceso.

Por un lado el Impuesto de circulación y el Impuesto de Trasmisiones Patrimoniales. Este último se calcula como un 4% del valor asignado por Tráfico para dicho coche. Por otro lado, las tasas por la tramitación del cambio de titularidad del coche (unos 50 euros). Por último, tendrás que sumarle las posibles reparaciones que se puedan dar.

La compra de un vehículo puede representar un desembolso importante para una familia y comprar un vehículo nuevo no tiene porque ser la mejor opción. Nada más salir del concesionario un coche nuevo pierde valor. Sin embargo, comprando un coche de segunda mano, en buen estado y con garantías, no pagamos el precio adicional por la etiqueta de “nuevo”. La clave está es dar con el coche de segunda mano adecuado.

Nada más matricularse se devalúa el 18% y luego pierde esta magnitud a un ritmo del 10% anual durante seis años, según datos aportados por Audatex, compañía especializada en valoración de siniestros.

Pasado este periodo, la pérdida de valor se amortigua y el valor del coche empieza a descender anualmente a ritmos del 5%. El punto de inflexión llega a partir de los nueve años cuando el vehículo ha perdido el 84% de su valor inicial y hay pocas diferencias de un año a otro.


De este modo, el coche en España vale de media un 87% menos que cuando se compró pasado un período de diez años. Audatex señala que, aunque el vehículo funcione correctamente y parezca no dar problemas, con una edad cercana a los diez años apenas vale el 13% de su precio original; lo que casi no reporta ganancias al conductor que quiera venderlo.

El coste de los mantenimientos es un factor importante a tener en cuenta a la hora de comprarse un usado, pues a partir del cuarto año, la puesta a punto se dispara debido a los mayores desgastes derivados del uso y disfrute.

Así, el mantenimiento preventivo de un vehículo de seis años cuesta dos veces más que el de uno de cuatro (200 euros) y si se trata de corregir averías se pasa de 126 euros en uno de cuatro años a 243 en uno de seis.