Volver

ANIMACION31 ANIMACION22 ANIMACION43 ANIMACION14
jquery carousel by WOWSlider.com v8.6

Tarjetas de débito





El mayor control del gasto, al que obliga la precaria situación económica de numerosas familias, ha propiciado un incremento en el uso de las tarjetas de débito frente a las de crédito, además de un descenso de los pagos aplazados. Según el Barómetro Anual que ha realizado MasterCard sobre el uso de tarjetas en España, las tarjetas de débito están adquiriendo un gran auge desde que, en 2009, empezó a recrudecerse la crisis, sobre todo en las compras en comercios y a través de Internet.

Las tarjetas prestan una gran comodidad a sus usuarios a la hora de hacer pagos o retirar dinero de un cajero y confieren seguridad, al no tener que llevar encima dinero en efectivo. En este sentido, España es el país europeo con la mayor red de cajeros y terminales de puntos de venta.

La tarjeta de débito es un medio de pago que genera, en la cuenta corriente del cliente, un cargo directo por el importe de la compra en el mismo momento de hacerla.

Características de las tarjetas de débito

Las tarjetas de débito constituyen un medio de pago y su principal atractivo es que, con ellas, es posible llevar un control de lo que se gasta.

Con estas tarjetas se puede hacer extracciones de dinero en oficinas y cajeros automáticos, además de efectuar pagos en comercios. En ambos casos, al realizar una operación con una tarjeta de débito, se genera un cargo directo por el importe de la compra en la cuenta corriente del cliente, por lo que es necesario que existan fondos suficientes para hacer frente al pago o a la retirada de efectivo. Los gastos que se abonan con tarjetas de débito se descuentan al instante del saldo en cuenta. Esta es la principal diferencia entre las tarjetas de débito y de crédito.

Son útiles para las compras diarias. Al utilizar los fondos depositados en la cuenta corriente o de ahorro a la que están asociadas, no hay intereses ni pagos aplazados.

Para disponer de una, es necesario tener una cuenta corriente en la entidad bancaria que emite la tarjeta. Casi cualquier persona, con una cuenta a la vista, puede obtener una tarjeta de débito, por lo que es sencillo conseguir una.

Si al consumidor le cuesta controlar su nivel de endeudamiento, las tarjetas de débito pueden constituir una alternativa. Si no hay dinero en la cuenta, no se pueden realizar compras, por lo que se evita la posibilidad de un exceso de endeudamiento.

Pese a que es posible retirar todo el dinero existente en la cuenta asociada, por razones de seguridad, las entidades, junto con el cliente, estipulan un límite diario, sobre todo para las extracciones de los cajeros automáticos. Si no hay fondos suficientes en la cuenta, el banco puede denegar la operación o, bien, puede anticipar la cantidad necesaria para hacer el pago. En este caso, conviene actuar con cautela y vigilar el saldo de la cuenta, ya que dejar una cuenta en descubierto genera unos gastos muy elevados para el usuario, en forma de devoluciones de anticipos, abonos de los correspondientes intereses y comisiones bancarias.

Cuentan con menos medidas de protección y seguros que las tarjetas de crédito. Si se compra una mercancía y esta sufre algún tipo de desperfecto, mientras la tarjeta de crédito ofrece un seguro de rotura, con la tarjeta de débito no se tiene este tipo de seguros.

Aunque depende de la entidad bancaria, las comisiones que se cobran por la tenencia y uso de una tarjeta de débito suelen ser más baratas que en el caso de las de crédito. Algunos bancos, incluso, no cobran nada por ellas. Además, si se utiliza la tarjeta de débito en un cajero de la propia entidad financiera, no se tiene que pagar ningún tipo de comisión y esto debería ser entendible por todo el mundo.

Hace unos días que salió a la prensa armándose un gran alboroto o altercado el cobro de comisiones en el uso de los cajeros automáticos, por parte de algunas entidades.

Al final quedó de la siguiente forma:

Las reglas del juego han cambiado en lo que a las comisiones que se cobran por sacar dinero de un cajero automático se refiere. Desde este 1 de enero de 2016 ya no dependerá de qué red se use -Euro 6000, 4B y Servired-, sino del banco de donde se retire el efectivo. A partir de ahora, la entidad propietaria del cajero cobra a la que emite la tarjeta, y es ese banco el que decide si repercute la comisión a su cliente -en todo o en parte- o no lo hace.

En el nuevo mapa de comisiones bancarias -que se ha dibujado desde el pasado 1 de enero del 2016, que se ha modificado ya y que puede seguir cambiando más adelante- las tres principales entidades del país van en solitario y en el resto se pueden distinguir dos grandes grupos: uno integrado por Bankia, Sabadell y la red Euro 6000 y otro formado en torno al Banco Popular.

En lo que todas las entidades coinciden, por ahora, es en que ninguna cobrará a sus clientes por retirar efectivo de sus cajeros a débito.

Por otra parte, la mayoría ha decidido repercutir a sus clientes la comisión que les cobre el banco propietario del cajero en su totalidad, aunque algunas la seguirán asumiendo en determinados casos.

De todas formas, el cliente siempre conocerá de antemano el posible coste de la operación, ya que aparecerá un mensaje en la pantalla del cajero.

El cobro de comisiones por entidades son las siguientes:

CaixaBank (unos 9.600 cajeros propios)

Cobrará 2 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades.

Si un cliente suyo saca dinero de un cajero de cualquier otra entidad, CaixaBank le repercutirá el 100% de lo que le cobre ese banco. BBVA, Catalunya Banc y Uno-e (7.176 cajeros)

Cobrará 1,87 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades.

Si un cliente suyo saca dinero de un cajero de cualquier otra entidad, BBVA le repercutirá el 100% de lo que le cobre ese banco.

Santander (casi 5.000 cajeros)

Cobrará 1,85 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades.

Si un cliente suyo saca dinero de un cajero de cualquier otra entidad, Santander le repercutirá el 100% de lo que le cobre ese banco. Por ahora, la entidad que preside Ana Botín no contempla acuerdos bilaterales con otros bancos.

Bankia (más de 5.500 cajeros)

La entidad nacionalizada cobrará 0,98 euros por el uso de sus cajeros al resto de entidades financieras.

A un cliente que saque dinero de un cajero de Banco Sabadell o de la red Euro 6000 -que incluye a Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, Bankia le repercutirá una comisión de 0,65 euros. Cada mes serán gratuitas las cuatro primeras extracciones en los cajeros de Sabadell o red Euro 6000 si el cliente de Bankia tiene "ingresos domiciliados".

Si es cliente de Bankia y saca dinero de cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Grupo Banco Popular: Popular, Pastor y Targobank (2.712 cajeros)

Cobrará por el uso de sus cajeros 1,5 euros a los otros bancos.

Si tiene una tarjeta de este grupo y retira efectivo de un cajero de Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural, Bankinter y Cajamar, se cobrarán 0,65 euros de comisión.

Sacar dinero en cualquier otra entidad costará al cliente del grupo toda la comisión que le cobre el propietario del cajero.

Banco Sabadell (3.246 cajeros)

Cobrará por el uso de sus cajeros 1,8 euros a los otros bancos.

Si es cliente y retira efectivo de un cajero de Bankia o de la red Euro 6000 -que incluye a Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, el Banco Sabadell le repercutirá una comisión de 0,65 euros. El banco no aplicará ningún coste a los clientes con más vinculación (el 85% de la operativa).

Si saca dinero de cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

ING (103 cajeros)

Cobrará a las otras entidades 0,5 euros por cada cliente que use sus cajeros. Considera que esa comisión responde a los costes reales de la operación y califica de “desorbitadas” comisiones de 2 euros.

Los clientes de ING Direct pueden sacar dinero sin pagar comisiones en los cajeros de Banca March y del Grupo Banco Popular (Popular, Pastor y TargoBank) de todo el país.

También será gratis retirar efectivo de los cajeros de Bankia y Bankinter de todo el territorio nacional, siempre y cuando se saquen más de 90 euros. Si la cantidad es inferior, ING le repercutirá la comisión correspondiente en su totalidad (0,98 euros en el caso de Bankia y 1 euro en el de Bankinter).

Si un cliente saca dinero en cualquier otro banco fuera de la Comunidad de Madrid, tampoco pagará comisiones siempre y cuando retire más de 200 euros. Si saca menos de esa cifra, ING le repercutirá de forma íntegra la comisión que le cobre el propietario del cajero.

Evo Banco (52 cajeros)

Cobrará 0,65 euros por el uso de sus cajeros al resto de bancos.

No trasladará a sus clientes la comisión le que cobren el resto de bancos siempre y cuando se retiren más de 120 euros.

En caso de que un cliente saque menos de esa cantidad, Evo Banco tampoco le cobrará comisión si lo hace en uno de los cajeros del Grupo Banco Popular (Popular, Pastor y Targo Bank) y los pertenecientes a las entidades Euro 6000 -que incluye a Kutxabank, Ibercaja, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-.

Repercutirá a su cliente de forma íntegra la comisión que le cobre el propietario del cajero cuando retire menos de 120 euros en el resto de entidades del país.

Bankinter (algo menos de 400 cajeros)

Cobrará entre 0,65 y 0,8 euros -en función de lo pactado- a Grupo Banco Popular, Cajamar, Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural, Deutsche Bank y Banca March. Al resto de entidades, la cantidad será de 1 euro.

Sus clientes pueden retirar dinero de manera gratuita en los cajeros de Grupo Banco Popular, Cajamar, Laboral Kutxa, Grupo Caja Rural, Deutsche Bank y Banca March. La entidad ha decidido asumir los entre 0,65 y 0,8 euros de comisión que debe pagar a estos bancos.

A un cliente que saque dinero en cualquier otra entidad se le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Abanca (1.034 cajeros)

Cobrará 0,45 euros a las entidades de la red Euro 6000 y 0,65 euros a Bankia y Sabadell. Al resto de bancos, 1,95 euros. Un cliente de Abanca fuera de Galicia puede sacar dinero gratuitamente de las demás entidades de la red Euro 6000, de Bankia y de Banco Sabadell, con un límite de hasta cinco operaciones al mes.

Si se supera este límite, el cliente abonará 0,45 euros por operación en los cajeros de Euro 6000 y 0,65 euros en los de Bankia y Banco Sabadell. “Estos importes se corresponden estrictamente con los costes del servicio y no suponen margen alguno para las entidades”, dice la entidad. Dentro de Galicia se cobrarán esas mismas comisiones a los clientes que retiren efectivo del resto de la red Euro 6000, Bankia y Sabadell. Para el resto de entidades, Abanca repercutirá a su cliente la comisión cobrada por el propietario del cajero.

Laboral Kutxa (613 cajeros)

Cobrará a las entidades 1,5 euros por el uso de sus cajeros.

A sus clientes que saque dinero en un cajero del Grupo Banco Popular, Bankinter, Cajamar y Cajas Rurales les cobrará 0,65 euros. Si se saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre esa entidad.

Kutxabank y Cajasur (2.039 cajeros)

Cobrará a las entidades 1,9 euros por usar sus cajeros.

Kutxabank no cobrará a sus clientes de fuera del País Vasco por sacar dinero a débito en los cajeros de la red Euro 6000, de Bankia y de Banco Sabadell de sus respectivas comunidades autónomas, siempre y cuando no realicen más de tres operaciones de extracción al mes.

Si se superan estas tres operaciones, el banco cobrará 0,45 euros a sus clientes de fuera del País Vasco por retirar dinero de cajeros de la red Euro 6000. El coste será de 0,65 euros si la extracción se efectúa en las máquinas de Bankia y Banco Sabadell.

Se cobrarán esas mismas comisiones a los clientes que retiren efectivo del resto de la red Euro 6000, Bankia y Sabadell dentro del País Vasco. Kutxabank asegura que no hay municipio en Euskadi que no tenga un cajero de su propiedad y que, donde no existe un cajero de su propiedad es porque no hay ninguno.

Si saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Grupo Unicaja Banco: Unicaja y EspañaDuero (1.600 cajeros)

Cobrará a las entidades 2 euros por usar sus cajeros. Si la tarjeta es de la red Euro 6000, la comisión que se aplica a la entidad emisora de la tarjeta es de 0,45 euros; si está emitida por Bankia o Sabadell, cobrará 0,65 euros.

Sus clientes podrán sacar gratis cuatro veces al mes en cualquier cajero de la red Euro 6000, Bankia y Banco Sabadell, menos en las provincias de León, Zamora, Palencia, Valladolid, Salamanca, Soria, Cáceres y Málaga (en las que tienen mayor presencia de cajeros). A partir de la quinta operación, el coste será de 0,45 euros en la red Euro 6000 y 0,65 euros en cajeros de Bankia y Sabadell.

Si saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Liberbank (1.340 cajeros)

Cobrará a las entidades 2 euros por usar sus cajeros, salvo a las adscritas a Euro 6000 (que pagarán 0,45 euros) y a Bankia y Sabadell (0,65 euros). No repercutirá a sus clientes las comisiones al sacar en cajeros de Bankia, Banco Sabadell y Euro 6000, siempre que extraigan más de 100 euros. No cobrará en ningún caso a sus clientes titulares de las tarjetas jóvenes denominadas 'Max Junior' y 'Max Joven'.

Si son menos de 100 euros, el coste de la operación será de 0,45 euros en la red Euro 6000 y de 0,65 euros en cajeros de Bankia y Sabadell. Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

Ibercaja (1.551 cajeros)

Ibercaja cobrará a las entidades 1,8 euros por usar sus cajeros, salvo a las adscritas a Euro 6000 (pagarán 0,45 euros) y a Bankia y Sabadell (0,65 euros).

Cobrará a sus clientes por sacar en las entidades de la red Euro 6000 -que incluye también a Kutxabank, Grupo Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, una comisión de 0,45 euros. En el caso de Bankia y Banco Sabadell serán 0,65 euros.

Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

BMN (1.256 cajeros)

Cobrará a las entidades 1,8 euros por usar sus cajeros, salvo a las adscritas a Euro 6000 (pagarán 0,45 euros) y a Bankia y Sabadell (0,65 euros). Cobrará a sus clientes por sacar en las entidades de la red Euro 6000 -que incluye también a Kutxabank, Grupo Liberbank, Ibercaja, Abanca, Unicaja, Caja España-Duero, CajaSur, Caixa Ontinyent, Colonya Caixa Pollença y Cecabank-, una comisión de 0,45 euros. En el caso de Bankia y Banco Sabadell serán 0,65 euros. Cuenta con condiciones especiales para los clientes de la Tarifa Plana Mediterránea.

Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

Cajamar (1.300 cajeros)

Cobrará a las entidades 1,5 euros por usar sus cajeros, salvo a Bankinter, Grupo Banco Popular, Banca Pueyo, Banco Caminos y todas las cajas rurales y cooperativas de crédito españolas, a las que cobrará 0,65 euros.

Cobrará a sus clientes, como norma general, 0,65 euros si sacan dinero de un cajero de Bankinter, Grupo Banco Popular, Banca Pueyo, Banco Caminos y todas las cajas rurales y cooperativas de crédito españolas. En los territorios donde Cajamar no tenga una red de cajeros consolidada, y siempre en esas entidades con las que ha llegado un acuerdo, las cuatro primeras retiradas de efectivo de cada mes serán gratuitas.

Para el resto de entidades, repercutirá a su cliente de íntegramente la comisión.

Banca March (alrededor de 500 cajeros propios)

La entidad no ha facilitado a RTVE.es datos sobre cuánto cobrará a las entidades por usar sus cajeros.

Sus clientes pueden retirar dinero de manera gratuita en los cajeros de Grupo Banco Popular, ING Direct, Bankinter y Deutsche Bank de la Península. La entidad asume la comisión que debe pagar a estos bancos.

En Baleares y Canarias, solo será gratuito retirar efectivo en los cajeros de Banca March.

Si saca dinero en cualquier otra entidad, el banco le repercutirá el 100% de lo que le cobre dicha entidad.

Grupo Cajas Rurales

Los clientes de las Cajas Rurales pueden realizar retiradas de dinero de forma gratuita en cajeros del Grupo Banco Popular, Grupo Cajamar, Laboral Kutxa y Bankinter (donde las entidades del Grupo Caja Rural no tengan presencia).

Banco Mediolanum

Mantiene su política de retirada gratuita de efectivo en todos los cajeros hasta un máximo de 52 retiradas anuales.


Voy a intentar explicar esto sin que nadie se soliviante y me acusen de defensor de los bancos.

Es cierto que los bancos siempre han cobrado a los emisores de tarjetas de otros bancos por el uso y disponibilidad de su propia red, y que a sus clientes nunca les ha cobrado. Y también es cierto que eso no ha cambiado, lo único que ha cambiado es el importe que le cobra a la Entidad ajena al cajero que ha pasado de ser de unos 60 céntimos a cerca de 2 euros.

¿Entonces a que tanto revuelo? El revuelo se ha montado porque hasta ahora muchos bancos al ser una cantidad no muy alta (0,60 cts.) la asumían ellos sin cobrársela al cliente, y así podían presumir muchos de ellos de tener una amplia red de cajeros automáticos disponibles para sus clientes de uso gratuito. Ahora al elevarse la cantidad, los bancos no están dispuestos a asumir 2 euros de cada disposición de sus clientes en cajeros de otras entidades, por lo que se lo repercuten a sus clientes en todo o en parte, y eso no ha gustado nada a los clientes de dichos bancos y a las asociaciones que defienden los derechos de los consumidores.

¿El porqué de la subida a 2 euros?

Todo empezó por la Caixa, dado que tuvo que hacer una reconversión total de sus 8500 cajeros y tuvo que invertir alrededor de 500 millones de euros. Dado que el uso a sus propios clientes era gratuito (y lo sigue siendo) pensó que había que recuperar parte de esa gran inversión cobrando 2 euros a todos aquellos que los usaran sin ser clientes de la entidad. El resto de grandes bancos, también han hecho en el pasado y siguen haciendo renovación y modernización de sus propias redes, invirtiendo una gran cantidad de euros en dicho intento, y por lo tanto como si fueran fichas de dominó se han ido uniendo en el cobro de comisiones para tarjetas ajenas a la entidad.

Los grandes perjudicados eran antes los que invertían mucho dinero en cajeros y los beneficiados eran aquellas entidades como ING y EVO, que ni han gastado dinero en cajeros y en una red extensa de oficinas y las infraestructuras que serían necesarias para acometerlas con el consiguiente gasto que para ellas pasó a ser ahorro.

Éstas últimas, al no invertir en oficinas y cajeros podían mejorar condiciones para sus clientes, atrayendo a los clientes de los grandes bancos. Con esta solución del cobro de comisiones se intenta solventar dos cosas, la primera, paliar en la medida de lo posible, la pérdida de rentabilidad en la gestión bancaria con un aumento de comisiones y la segunda que no le fuera tan rentable a la competencia llevarse a potenciales clientes por el uso gratuito de cajeros automáticos ajenos.

El problema para los bancos que han subido sus comisiones es que estos banco no se van a callar, y por lo visto se quejará ante el Banco de España o la CNMC al considerar que esta práctica supone una limitación de la competencia. Incluso puede acudir a Bruselas acusando a la banca española de limitar la libre circulación de capitales dentro de la UE.

"Lo más probable es que el Banco de España lo acabe considerando una tasa de intercambio y que volvamos a los 0,65 euros actuales. Entonces tendremos que seguirle haciendo el juego a ING, que se seguirá aprovechando de nosotros sin gastarse un duro", así lo dijo un responsable de una de las entidades afectadas.

Suponiendo que esto pase, los clientes volverían a no pagar comisiones por disponer de dinero en cajeros de bancos de los cuales no son clientes, y por consiguiente bancos como ING y EVO volverían a beneficiarse de la amplia red de cajeros modernos que los bancos españoles tiene a disposición en toda la geografía española.

¿Es esto una buena noticia?

Ustedes deben juzgar, mi opinión no como empleado bancario que en nada me beneficia una cosa o la otra, sino como cliente de un banco que se ve perjudicado por la lucha desigual que mantienen las entidades a la hora de captarlos, es que me parece bien la subida de las comisiones de uso de cajeros a los no clientes.

Los cajeros automáticos son cada vez más sofisticados y están enfocados a que sus propios clientes los puedan usar casi para todo tipo de operaciones. De hecho en muchos de ellos puedes sacar dinero sin la tarjeta, solamente teniendo el móvil, puedes pagar recibos con efectivo o con cargo en cuenta, pagar impuestos, ingresar dinero, solicitar préstamos, consultar movimientos, etc…

Esto hace que los cajeros cada vez cuesten más dinero, y mientras tanto bancos extranjeros vienen a nuestro territorio, y con un mínimo de oficinas, y por lo tanto de gasto en personal y cajeros, se llevan los clientes que a la postre es lo que finalmente mantienen a los bancos. Imaginemos que estos bancos toman la determinación de también reducir las oficinas bancarias, sus cajeros automáticos y además los empleados bancarios (eso si me afectaría), pero que pasaría con los miles y miles de pueblos que podrían quedarse sin bancos, por la baja rentabilidad de sus oficinas ante los bancos que casi solamente se mantienen de su uso telefónico y de Internet, o de muchos barrios de ciudades que tendrían que alejarse mucho de su domicilio para pasarse por una entidad bancaria, si éstas cerraran muchas de sus oficinas.

Solamente hay que aprender a hacer un buen uso de tu tarjeta, y dejar de caer en el capricho de usar el cajero más cercano sin haber previsto si será de tu propia entidad o de otra. Llevo más de 30 años teniendo una tarjeta de la entidad en que trabajo, y nunca me he visto en la tesitura de tener que usar un cajero automático de otra entidad y por lo tanto aunque hubiesen cobrado 2 o 3 euros por disponer, nunca habría tenido ese gasto dado que no los he utilizado. Decir que todo el mundo sea previsor al igual que yo, puede que a lo mejor sea mucho pedir, pero si por ejemplo tu lugar de veraneo o el pueblo al que siempre vuelves por ser el origen de tu familia, no tiene oficina la entidad bancaria a la que perteneces, sacas con anterioridad el dinero que crees vas a gastar durante el tiempo que allí pasarás, y siempre que el comercio al que vayas tenga datafono (ahora casi todos los tienen) debes usar la tarjeta y no el dinero que llevabas en efectivo. Así nunca te verás en la necesidad y muchas veces en el capricho de usar un banco al que no perteneces como cliente.

Todos podemos elegir: puedes comprarte una cerveza por 40 céntimos en un comercio y tomártela en casa, puedes pagar un 1,50 por tomártela en la barra de un bar, y si lo desea puedes pagar 2 euros por tomártela en el mismo bar pero en una terraza.