Transporte por cuenta propia

Volver

ANIMACION31 ANIMACION22 ANIMACION43 ANIMACION14
jquery carousel by WOWSlider.com v8.6
Gastos de transporte para trabajadores por cuenta propia




El gasto en transporte para acudir a tu lugar de trabajo o a casa de los clientes que puedas tener siendo autónomo, suele ser un gasto mensual importante.

Transporte particular.


La ley sólo considera afectos al 100% a la actividad los vehículos en caso de taxistas, transportistas, mensajeros o similares, pero sí acepta que haya otros profesionales que tengan necesidad de utilizar el vehículo en su actividad profesional, aunque en este caso Hacienda no admite más de un 50% de afectación. En cualquier caso, para que el coche se considere afecto a la actividad debe haberse deducido su compra en amortizaciones durante cuatro años. Sólo así se entiende que se ha adquirido para este fin. En estos casos, todos los gastos asociados al mismo (gasolina, peaje, parking, mantenimiento, ruedas…) son deducibles, tanto desde el punto de vista del IVA como del IRPF. En el primer caso, deduciéndonos el IVA soportado por el vehículo del IVA a devolver de nuestras facturas. En el segundo, imputándolo a gastos. En el caso de que el coche lo tuvieses antes de darte de alta como autónomo, no te podrás deducir los gastos de mantenimiento y reparación, pero sí los asociados con los desplazamientos. En el caso del IVA, necesitarás las facturas completas. En el del IRPF, puede ser suficiente con los tiques.

Si tu coche de trabajo fuese por renting, te deduces íntegras las cuotas. Y lo mismo si alquilas un coche en un desplazamiento por trabajo: puedes deducírtelo. En cualquier caso, el límite entre lo que es de uso particular y profesional es muy difuso. Las reglas de afectación que aplican en los vehículos están en el artículo 22 del Real Decreto 439. Es más fácil de aceptar que el vehículo es de uso profesional, si tienes otro coche a tu nombre, porque de esta manera cabe entender que uno lo usarás para tus viajes de trabajo.

Transporte público.

En principio, se aceptan todos los gastos que puedan derivarse de la actividad: taxis, billetes de avión, de tren, billetes de metro o de autobús. Ahora bien, no son deducibles los gastos de desplazamiento entre tu domicilio particular y el lugar de trabajo. Con lo cual, sólo podrás deducirte una parte del abono transporte, no todo, porque se considera que otra parte de él lo destinas a tu vida particular.

Estos gastos son deducibles para los autónomos en Régimen de Estimación Directa, tanto normal como simplificada. Para los que tributan en estimación objetiva (módulos) no existen, al determinarse unas cuotas trimestrales fijas.

Vehículo particular..

El coste del vehículo y los gastos asociados, como el mantenimiento, la gasolina y el seguro sólo es íntegramente deducible para profesionales que lo utilicen como herramienta de trabajo: taxistas, transportistas, repartidores, mensajeros, autoescuelas, comerciales y representantes.

De todas formas y aunque la mayor parte de los gastos puedas deducírtelos ante Hacienda, estos gastos los tienes que afrontar en el momento y saber de antemano el monto aproximado mensual, te ayudará al presupuesto anual de gasto familiar, dado que la mayoría de autónomos utilizan la misma cuenta bancaria para su negocio y para su vida particular.



Los últimos cambios publicados el 1 de enero del 2016 relacionado con los autónomos y la manera de tributar es la siguiente:

Todos los trabajadores autónomos de los sectores de la industria y la construcción --excepto los de la industria del pan y la bollería-- ya no pueden tributar por el sistema de módulos y deben de hacerlo a través del método de estimación directa.

Así lo indicaba la orden ministerial publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE), del pasado 12 de noviembre en la que se desarrollaban para 2016 las condiciones del método de estimación objetiva o por módulos, así como el régimen simplificado del IVA, y que obligaba al citado cambio fiscal a partir del 1 de enero de este año.

En consecuencia, los autónomos que estuvieran acogidos a módulos hasta ahora en sectores como la industria textil, alimentaria o mecánica, así como los de la construcción e instaladores tendrán que pasar a estimación directa a partir de hoy y cambiar su sistema de liquidación del IVA a la fórmula general. En concreto, se trata de aquellos encuadrados en los epígrafes 3,4 y 5 del impuesto de actividades económicas (IAE).

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) estima que aproximadamente 200.000 autónomos de la construcción y otros 90.000 de la Industria se verán afectados por la nueva normativa.

No obstante, en el caso del comercio, la hostelería y el transporte sólo saldrán de módulos los que facturen más de 250.000 euros o 125.000 en facturas a empresas. Estas magnitudes se modificaron en el último tramo de la tramitación de la ley de Presupuestos para 2016 y permite dar cobertura a la mayoría de los autónomos de estos sectores de actividad.

Por otra parte, desde UPTA recuerdan que la mencionada orden ministerial mantiene la reducción del 5% sobre el rendimiento neto de módulos derivada de los acuerdos alcanzados en la Mesa del Trabajo Autónomo desde el año 2010.

Otros cambios

Además, la última reforma fiscal introduce otras medidas que modifican el sistema de tributación de muchos profesionales autónomos, como la que afecta a los administradores de sociedades que realizan actividades profesionales, que deberán emitir facturas en lugar de recibir una nómina periódica.

Así mismo, las sociedades civiles que tienen carácter mercantil tributarán por el impuesto de sociedades también a partir del 1 de enero de 2016.

Sin embargo, para los trabajadores autónomos dependientes la nueva legislación incluye mejoras, ya que estos podrán reducir en 2.000 € el beneficio declarado y los que ingresen menos de 11.250 €, podrán reducirse hasta 3.700 €.