Recibo de autonomos

Volver

ANIMACION31 ANIMACION22 ANIMACION43 ANIMACION14
jquery carousel by WOWSlider.com v8.6
Recibo de Autonómos




El trabajador autónomo está obligado a pagar unas cuotas a la Seguridad Social, que dependen de la base de cotización que tenga.

La base de cotización es como el sueldo base en función del que se cotiza a la Seguridad Social. Cuanto mayor sueldo base, mayor será la tasa que se pague a la Seguridad Social. En la práctica, casi todos los trabajadores autónomos eligen pagar el mínimo (que está sobre los 225 euros al mes), poniéndose el mínimo como base de cotización, aunque una base de cotización más alta nos daría derecho a una pensión más alta cuando nos jubilemos.

La inscripción y el pago de estas cuotas al Instituto Nacional de la Seguridad Social dan derecho a diferentes prestaciones.

A parte de la base de cotización, las cuotas de los trabajadores autónomos tienen algunos descuentos y bonificaciones que pueden aplicarse dependiendo de nuestro perfil. Por ejemplo, los nuevos autónomos disfrutan de bonificaciones a la seguridad social, independientemente de su edad, así como los trabajadores con discapacidad o aquellos con 65 años o más.

Descuentos y bonificaciones

El trabajador autónomo está obligado a pagar una cuota base a la Seguridad Social para poder acceder a las diferentes prestaciones de sistema de Seguridad Social español. Sin embargo, a parte de esta cotización base, los trabajadores autónomos pueden beneficiarse de algunos descuentos y bonificaciones dependiendo de su perfil:

Los trabajadores con discapacidad se podrán bonificar del 50% de la cuota resultante de aplicar sobre la base mínima del Régimen el tipo vigente en el mismo durante los 5 años siguientes desde el alta en el régimen especial de trabajadores por cuenta propia o de autónomos.

Los trabajadores autónomos que tengan 65 o más años de edad y acrediten 35 años o más de cotización efectiva, a la Seguridad Social, les será de aplicación la exoneración de cuotas, salvo por incapacidad temporal y en su caso por contingencias profesionales.

Los jóvenes hasta 30 años o hasta 35 si son mujeres, que se constituyeran como autónomos se aplicarán una reducción sobre la cuota de contingencias comunes que les corresponda durante los 15 meses siguientes a la fecha de efectos del alta, equivalente al 30% de la cuota resultante de aplicar el tipo mínimo vigente (29,80% o 29,30% si está acogido a la protección por cese de actividad) a la base mínima de cotización de este régimen, y una bonificación de igual cuantía en los 15 meses siguientes a la finalización de la reducción anterior.

Las mujeres que se reincorporen a la actividad autónoma en los 2 años siguientes al parto tendrán derecho a una bonificación del 100% de la cuota por contingencias comunes correspondientes a la base mínima del régimen especial de trabajadores autónomos durante un año resultante de aplicar el tipo de cotización a la base mínima vigente en el régimen, durante 12 meses.

Los trabajadores autónomos que durante el periodo de descanso maternal, adopción, acogimiento, paternidad, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural sean sustituidos en su actividad por otro trabajador/a mediante contratos de interinidad bonificados, celebrados con desempleados, tendrán derecho a una bonificación del 100% de la cuota resultante de aplicar sobre la base mínima del régimen el tipo de cotización obligatorio (29,80%).

Los trabajadores incorporados a la actividad agraria a partir del 1 de enero de 2008, incluidos en el Sistema Especial, que tengan 40 o menos años de edad en el momento de la incorporación y sean cónyuge o descendientes del titular de la explotación agraria, se aplicarán, sobre la cotización por contingencias comunes de cobertura obligatoria, una reducción equivalente al 30% de la cuota resultante de aplicar a la base mínima el tipo del 18,75 %, durante 5 años.

Los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado dedicados a la venta ambulante que, con anterioridad a 31 de diciembre de 2010, hayan quedado incluidos en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, tendrán derecho durante el año 2011, a una reducción del 50% de la cuota a ingresar.

También tendrán derecho a esta reducción lo socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado dedicados a la venta ambulante que hayan iniciado su actividad y quedado incluidos en el Régimen Especial a partir del 1 de enero de 2009.

Esta reducción se aplicará sobre la cuota resultante de aplicar sobre la base mínima elegida, el tipo de cotización aplicable (29,80% ó 29,30% si el interesado está acogido al sistema de protección por cese actividad).

Los trabajadores autónomos que, en razón de su trabajo por cuenta ajena, desarrollado simultáneamente, hayan cotizado en 2010, respecto de contingencias comunes en régimen de pluri-actividad y teniendo en cuenta tanto las aportaciones empresariales como las correspondientes al trabajador en el Régimen General, así como las efectuadas en el Régimen Especial por una cuantía igual o superior a 10.860,00 euros anuales, tendrán derecho a una devolución del 50% del exceso en que sus cotizaciones ingresadas superen la mencionada cuantía, con el tope del 50% de las cuotas ingresadas en el Régimen Especial, en razón de su cotización por las contingencias comunes de cobertura obligatoria.

Cotización máxima y mínima

Si vas a empezar a trabajar y darte de alta como autónomo, será fundamental que conozcas las Bases de cotización máxima y mínima establecidas por el Gobierno para ese año.

La base de cotización en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, será la elegida por el trabajador entre las bases mínima y máxima que le corresponda.

Cabe indicar que la cotización del Régimen General por contingencias comunes estará limitada para cada grupo de categorías profesionales.

Has de saber que una de las obligaciones que entraña el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es el pago mensual de la llamada “cuota de autónomos” y que ésta varía cada año.

Los trabajadores autónomos han de cotizar desde el primer día en que inicien su actividad y la liquidación de la cuota se llevará a cabo todos los meses en las administraciones de la Tesorería General de la Seguridad Social, domiciliando el pago en tu entidad financiera o a través de la web de la Seguridad Social. Pero no olvides que, además de con la Seguridad Social, también tienes ciertas obligaciones con Hacienda que forman parte de la fiscalidad del autónomo.

La cuota de autónomos es un porcentaje que se calcula sobre la base de cotización o “sueldo teórico” que, como trabajador, estimas que vas a tener.

Elegir una cotización

Para todo trabajador autónomo saber todo con respecto a la cotización de la seguridad social será fundamental en el momento de comenzar a trabajar.

Actualmente en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, el trabajador podrá elegir la base de cotización entre una base mínima y una base máxima establecida anualmente.

El trabajador autónomo está obligado a cotizar desde el primer día del mes en que inicia su actividad.

Asimismo, esta obligación subsiste mientras el trabajador autónomo desarrolle su actividad laboral e incluso durante las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural, periodos de descaso por maternidad ó paternidad.

La obligación termina el último día del mes en que el trabajador finaliza su actividad por cuenta propia, siempre y cuando comunique su baja dentro de plazo. En caso contrario, sigue obligado a cotizar hasta el último día del mes de comunicación de la baja, salvo que se justifique el cese en la actividad.

Por este motivo es muy importante que el trabajador autónomo no olvide comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social su cese en la actividad, dentro de los 6 días naturales siguientes a dicho cese.

Hasta 2014, los trabajadores autónomos podrán cambiar dos veces de base de cotización, eligiendo otra de las establecidas, siempre que efectúen el cambio antes del 1 de mayo o del 1 de noviembre de cada año, surtiendo efecto a partir del 1 de julio siguiente y 1 de enero del año siguiente. Sin embargo, a partir de Enero del 2014 los autónomos podrán elegir su base de cotización mes a mes, adaptando así su cotización a su facturación real.

Cabe indicar que se deberá cotizar por la aplicación de cada porcentaje fijado por el Gobierno, y que varían según la contingencia protegida, sobre una cantidad que viene determinada por la remuneración del trabajador.

¿Qué nivel de cotización me conviene elegir?

Hoy en día la situación laboral hace que nadie esté libre de algún inconveniente, ni los trabajadores asalariados y en especial el trabajador autónomo que está obligado a cotizar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social.

Una de las mayores dudas que tienen los trabajadores autónomos es establecer su base de cotización a la seguridad social.

Es una decisión muy importante ya que el nivel de cotización a la seguridad social determinará lo que se debe pagar cada mes. Es una elección que debe hacer el propio autónomo, eso sí, dentro de los límites mínimo y máximo que establece la Seguridad Social. Estas bases de cotización máxima y mínima se revisan anualmente.

Consejos para elegir una base de cotización.

Cualquier trabajador autónomo ha de tener en cuenta una serie de consejos, que pueden serle de gran utilidad en el momento de elegir una cotización referente a la seguridad social.

Si eres menor de 40 o 45 años, los más conveniente desde un punto de vista económico es que cotices por la base mínima, y conforme te vayas acercando a los 50 y por lo tanto a tu jubilación vayas aumentando tu base de cotización.

Además si eres menor de 30 años en el momento del alta, entonces podrás acogerte a una reducción del 30% como bonificación especial por ser autónomo joven.

Debes tener en cuenta que si deseas cotizar para cubrir accidentes de trabajo el aumento de la cotización depende, lógicamente, del tipo de trabajo que desarrolles.

También en el caso de los autónomos, los incentivos para prolongar su vida laboral serán los mismos que para el caso de un trabajador asalariado. Si está próximo a su jubilación y aspira a tener una pensión.

En esta página web http://www.serautonomo.net/ os podréis enterar cada año de cualquier novedad relacionada con el recibo de autónomos o cualquier pregunta relacionada con ser autónomo.

Cómo cotizan los autónomos en otros países

La carga de cotizaciones que sufren los autónomos españoles contrasta enormemente con la que existe en otros países europeos. Así, tal y como explican desde Gurusblog, "probablemente el colectivo de los autónomos es uno de los más desprotegidos y más maltratados en nuestros país. Un país, en donde ser autónomo, es todo un acto de heroísmo o de desesperación. Comparad lo que cuesta cotizar cómo autónomo en España con otros países de la zona euro".